¿Qué tiene de bueno viajar en tren en Europa?

¿Es capaz de creer en casi todo?

En Europa, los trenes se consideran el principal medio de transporte y es la forma en que viaja la mayoría de los europeos. Por eso los trenes son modernos, confiables y en muchos casos, de vanguardia. En el corazón del sistema ferroviario europeo se encuentra la red de trenes de alta velocidad, con tiempos de viaje que, en ocasiones, compiten con las aerolíneas. Pero, a diferencia de volar, no hay largas horas de controles de seguridad, límite de equipaje, tarifas ocultas y, ¿por qué no decirlo?, no hay estrés. Lo más importante, no tiene que permanecer sentado en su asiento, con vistas desde 30 000 pies de altura. Lo maravilloso del tren es que está inmediatamente rodeado de los paisajes que usted vino a visitar. Se sumergirá de lleno en la vida europea, viajando entre amables lugareños y otros aventureros como usted. Además, a diferencia de los lejanos aeropuertos, el tren lo lleva directamente desde el centro de una ciudad fabulosa hasta el centro de otra. Piense en el Eurotúnel, la maravilla de la ingeniería que une París con Londres. Puede relajarse en su sofisticado esplendor, tanto dentro del tren como fuera. Incluso el servicio ferroviario de segunda clase más básico es más espacioso y confortable que cualquier asiento de avión. La mayoría de los trenes tiene aire acondicionado y no se permite fumar en ellos, además hay espacio suficiente para su equipaje (y, ¡aleluya!, no hay tarifas de equipaje).

¿Piensa en conducir? ¿Por qué no? Todos tienen esa romántica idea de conducir entre paisajes agrestes, pero lo cierto es que está en un lugar desconocido, con señales de tránsito que quizás no conozca. Y eso es sólo en el campo. En la ciudad, no todos los caminos conducen a Roma. Está todo colmado de vehículos. Al menos eso parece. Circular entre el tráfico extranjero sinceramente puede ser un tanto… complicado. Ni hablar del precio de la gasolina. No hay dudas de que el automóvil es la solución ideal para algunas excursiones, pero pregúntese: ¿quiere pasar la mayor parte de su viaje viendo el camino o el paisaje?

Además, el constante crecimiento de la popularidad del tren dio como resultado muchas cosas positivas, como por ejemplo, salidas más frecuentes y viajes más flexibles. Más opciones de comodidad, como acogedores coches bar-buffet y cada vez más disponibilidad de tomacorrientes y conexión WiFi a bordo. Viajar en tren siempre ha sido una manera eficaz de viajar. Se ofrecen descuentos si reserva con anticipación además de ofertas en compra de pases para grupos, jóvenes y personas mayores. Pero no hay mejor manera de estirar el presupuesto que aprovechando los trenes nocturnos. Le permiten llegar a su lugar de destino mientras descansa y ahorrar así el costo de una noche de hotel. Y aún no mencionamos lo mejor de viajar en tren: su comodidad incomparable. Siéntese, descanse, relájese… su tiempo es sólo eso: suyo. Pasarlo como usted desee, con quien desee y disfrutar de cada minuto de calidad. Llegará a destino descansado y listo para disfrutar de las vistas. Realmente, el tren le resultará ameno. Y lo más importante, no daña el medio ambiente, funciona con electricidad con lo cual deja una huella de carbono mucho menor que los aviones o automóviles.

Obviamente, usted dirá que nosotros defendemos el tren. Pero permítanos comentarle que son millones los pasajeros recurrentes que lo eligen todos los años; ese es un respaldo que el dinero no puede comprar.

Trenes Europeos